#Vosotroslopedísteis – WereShark (Selachi)

¡Buenos días!

Descubierta la red social Pinterest, he encontrado mogollón de interesantes inspiraciones que me sirven para “refrescar” mi mente al pensar de vez en cuando en salir “out of the box” que últimamente es Brana.

¿Qué va a ser #Vosotroslopedísteis?

He creado varios tableros de Pinterest con interesante material para crear personajes y monstruos, los cuales comparto voy a crear y compartir aquí. La idea es sencilla: yo añado monstruos/personajes a cualquiera de los tableros e IFTT los comparte automáticamente. Si cualquiera de vosotros comparte ese personaje/monstruo, yo creo una ficha que comparto en el blog.

Así que, como tengo un ratito hoy para sentarme en el ordenador y varias de estas entradas pendientes, pues me pongo a ello con una.

Presentación

Ya que he encontrado varias imagenes ilustrativas de hombres-tiburón, creo que correspondientes a una videojuego o algo similar (si alguien lo encuentra o lo conoce, que me lo indique por favor), voy a hacer un especial dedicado a esta especie, creando varios individuos diferentes para dar forma a una peligrosa raza. Voy a considerar que hablamos de una ambientación de fantasía medieval, con magia implicada, ya que sin grandes adaptaciones y cambios mágicos es difícil aceptar una explicación para que la fisionomía de un tiburón se adapte a tierra, por ciertas características concretas.

Historia

No se conoce su origen aunque nadie duda que no puede ser ni natural, ni benigno. Nadie daría a los tiburones la capacidad de andar sobre la tierra de un día para otro si no tuviera un oscuro propósito. La verdad es que un día aparecieron en la costa, una horrible visión de unos locos juerguistas playeros que fueron tomados por locos y borrachos. Pues esos locos y borrachos huyeron de un pueblo que poco después fue arrasado, y sus habitantes sufrieron la suerte que todas las presas de los Selachi sufren.

Algunos intentaron acercarse al pueblo, ver que había pasado y expulsar a los invasores, desoyendo todas las advertencias. Como es de suponer, no volvieron, porque a veces las palabras de un loco encierran más sabiduría que la del cuerdo. El relato de estos acontecimientos se extendió, hasta que el señor del reino decidió movilizar su ejército y poner fin a semejante aberración.

Pero para cuando llegaron, era demasiado tarde. No se sabe muy bien la razón, pero los Selachi estaban prevenidos de la llegada de un masivo ejército que se disponía a aniquilarlos, y se marcharon. Algunos dicen que volvieron al mar, para no saberse nunca más de ellos. Otros, que en un burla a los humanos a los que ahora van a cazar incluso en la tierra, que navegan en barcos capturados en las ciudades que devoran. Otros, que ahora existe una raza de nómadas marinos los cuales al igual que una plaga de langostas, arrasan allá donde llegan sólo para marcharse cuando no queda nada que devorar.

Psicología

Pese a las aterradoras historias sobre sus orígenes, realmente los Selachi no son ni tan agresivos ni tan sedientos de sangre. Sí que son depredadores y no tienen problemas para alimentarse de otros seres inteligentes, pero las historias sobre aldeas y ciudades costeras arrasadas normalmente son exageradas.

Debido a esta exageración, los Selachi se han vuelto cuidadosos incursores, utilizando exploradores para detectar núcleos aislados de posibles víctimas y atacando sin dejar grandes “espectáculos” que alerten de su presencia. Normalmente la mayoría de sus incursiones son rápidas y certeras, centradas en zonas de costa, rios amplios y profundos que permiten navegar cierta distancia pasando desapercibidos, y marismas cercanas a las desembocaduras de los ríos. Además suelen ser bastante discretas, no dejando tras de sí más que un leve descenso de la caza disponible (es una ventaja de ser un depredador con un amplio espectro de presas) y alguna desaparición tras de sí.

Este resultado se da debido a tres factores de comportamiento fuertemente marcados en los Selachi:

  • Velocidad: aunque los Selachi se encuentran ahora mismo fuera de su hábitat natural, el proceso que les ha permitido adaptarse a la tierra ha conservado algunas de las virtudes de las que hacían gala en su origen. El par de poderosas piernas que les han sido entregadas son poderosas y robustas, perfectamente capaces de mover los robustos cuerpos de los que gozan y capaces de unos sprints de elevada velocidad en distancias cortas y medias, en la que la mayoría de sus presas bípedas tiene muy difícil escapatoria.
  • Inteligencia: se trata de algo que normalmente coge desprevenidas a muchas víctimas, pues la fama original de sanguinarios que poseen eclipsa casi cualquier consideración posterior. Sin embargo, los Selachia no son sólo inteligentes, si no que debido a las grandes capacidades sensoriales que poseen son muy conscientes de todo su entorno y, por tanto, desarrollan un alto grado de curiosidad y atención a todos los detalles. Su comunión con su entorno es bastante profunda, por ello a veces se comportan de una forma tan paciente mientras se hacen conscientes de todo lo que les rodea, confiados en que su velocidad y su fuerza luego les permitirán superar a sus presas.
  • Descanso: finalmente, y lo más aterrador, es que sus adaptaciones originales a su entorno les permiten una ventaja evolutiva increíble. Los Selachi pueden nadar como acto reflejo mientras duermen, por lo que sus movimiento migratorios requieren de muy pocos individuos conscientes y permitiendo, por tanto, que el grueso de una población o grupo de hostigamiento pueda llegar a su destino perfectamente descansado. Esto hace que los Selachi sean increíblemente difíciles de seguir, ya que pueden mantenerse en un casi constante estado de movimiento con muy poco esfuerzo y mantener un gran número de individuos en perfectas condiciones de operación.

Anatomía

Todo el mundo conoce, en cierta medida, a los tiburones: grandes y terribles mandíbuloas, un musculoso cuerpo, sus características aletas y su poderosa cola. Sin embargo, hay factores menos conocidos, y otros derivados de su nuevo vida en la tierra, que son interesantes de remarcar:

  • Sentidos: los Selachi tienen un amplio repertorio de sentidos muy desarrollados: empezando por su sentido del olfato, con un gran nivel de percepción y cuyos receptores están situados en ambos lados de su cabeza, les permiten no sólo detectar incluso los olores más difusos, si no ubicar perfectamente la dirección de procedencia; aunque se han dado sucesos que incitan a pensar que los Selachi son ciegos a los colores, se ha comprobado que su vista está perfectamente adaptada a situaciones de baja luminosidad, además, sus ojos cuentas con una membrana protectora e incluso con la capacidad para darse la vuelta completamente hacia atrás en situaciones de peligro, lo que hace que sus ojos estén bien protegidos; su oído es además muy fino, ya que en lugar de orejas disponen de diferentes aberturas a lo largo de su cabeza que captan sonidos y vibraciones, tansmitiéndolas directamente al oído interno y permitiendo un análisis y reacción mucho más directos y rápidos; finalmente, tienen la capacidad de percibir las auras de seres a su alrededor (hablando de fantasía medievala, realizaré un paralelismo entre aura y campo bioeléctrico) y las líneas de ley mágicas, lo que le permite detectar a presas vivas cercanas pese a estar escondidas y orientarse sin problemas sin necesidad de ayudas externas. Todos estos potentes sentidos permiten una última y aterradora capacidad a los Selachi: al tener los ojos situados en zonas tan laterales de sus cabezas, y disponer de tantos organos sensoriales de tal precisión, los Selachi son capaces de utilizar sus ojos de forma independiente, percibiendo casi todo el campo visual a su alrededor perfectamente sin sacrificar la percepción de profundidad que supondría no enfocar con ambos ojos, dado que su olfato, oído y percepción de auras les permite ubicar perfectamente a sus presas.
  • Esqueleto: originalmente, el esqueleto de los Selachi en el mar era de cartílago, un material demasiado blando para sostener en tierra sus poderosos cuerpos sin el alivio del peso que supone estar sumergido. Es por eso que nadie puede pensar que su origen se deba a la casualidad o a la buena intención, pues la magia que les dio la capacida de andar también les dotó de un nuevo esqueleto de cartílago reforzado, de forma que formaron nuevas estructuras que por redundancia dan suficiente soporte a su cuerpo pero no aumentaron drásticamente su densidad, lo que por tanto no ha lastrado de forma reseñable sus capacidades acuáticas. Además, les ha dotado de una caja torácica que, aunque menos funcional que las de los vertebrados, protege aceptablemente los órganos internos de los Selachi contra ataques no demasiado poderosos.
  • Brazos: además de la cola, la transformación más destacable y visual que poseen los Selachi son los fuertes brazos que desarrollan al transmutar sus aletas dorsales. Brazos fuertes y musculosos, dotados de gran fuerza, que permiten a los Selachi desenvolverse bien en tierra y ser una terrible amenaza.

Sociedad

Aunque se puede pensar que individuos de tal grado de agresividad deben tender a ser solitarios, ésto no es así en parte por la propia mística que rodea a su carácter agresivo, que no es tal. Aunque algunos tiburones se comportan de forma solitario, reuniéndose sólo para reproducción y para alimentarse en zonas de gran riqueza, los Selachi son bastante gregarios, como no puede ser de otra manera cuando todo aquel que te ve te va a considerar una máquina asesina a la que es mejor matar a la mínima oportunidad.

Generalmente se organizan en torno a un líder alfa, macho o hembra, que suele corresponder con aquel individuo que en más cacerías ha participado y sigue vivo. Una cacería es la actividad por la cual los Selachi paran en una zona terrestre para conseguir alimento, el cual se reparte según un orden descendiente de prioridad: guerreros, hembras gestantes, exploradores, crías, antiguos líderes y heridos sin curación posible.

La sociedad Selachi se podría considera similar a una meritocracia: aquellos que a más cacerías sobreviven aumentan en el escalafón social, siendo los guerreros los mejor considerados (aquellos que cuando una zona de caza es declarada viable, la atacan para obtener alimento), y luego los exploradores (los primeros que pisan tierra, exploran los alrededores y toman algo de alimento para dar un informe de la cantidad de alimento que se puede encontrar). Posteriormente, las hembras gestantes son las siguientes más respetadas pues están en proceso de traer al mundo nuevos Selachi, los cuales son considerados crías hasta que tienen la capacidad para transmutar y poder participar en cacerías. Machos y hembras no están diferenciados a nivel social en ningún momento excepto cuando una hembra va a tener crías, de tal forma que un guerrero o guerrera gozan del mismo respeto y posición, así como los exploradores. El último escalón social lo forman los antiguos líderes, los enfermos y los heridos sin cura, los cuales sólo son alimentados en épocas de bonanza y a los que las únicas atenciones que se les prestan son aquellas que sobran una vez el resto de la comunidad ha sido atendida.

 

Bueno, por hoy lo podemos dejar. Quería haber hecho la primera ficha de un WereShark, pero creo que es suficiente material para ir empezando. Total, ya que voy a hacer una pequeña miniraza, pues oye, un poco de trasfondo, y luego ya una fichita. Así se entenderá un poco mejor la ficha, y hay más pie para un desarrollo interesante. Incluso para partidas.

Es más, quizá pudiera convertirse en un interesante concepto a añadir a algún juego de rol…

 

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *